Los 5 errores financieros más comunes al emprender

El primer #EventbyTheMeet de 2020 hemos querido dedicarlo a un tema que demasiadas veces, al emprender, dejamos de lado: las cuentas de nuestra empresa.

Le hemos pedido a Elena de Bloom Finance, nuestra ponente estrella en esta ocasión, que nos adelante algunos de los temas de los que hablará en su masterclass sobre finanzas emprendedoras. Estos serán algunos de los temas, pero habrá muchos más, ¡vente!

Los 5 errores más comunes

No cuantificar el sueldo propio

Algo muy común, es caer en el error de poner precio a los productos o servicios contabilizando únicamente los costes variables (lo que cuesta fabricar o generar ese servicio) sin tener en cuenta el sueldo propio.

Si tú también eres de la opinión que tu sueldo vendrá en función «de lo que me quede» a final de mes después de haber vendido, muy probablemente no quedará nada…. porque no has tenido en cuenta precisamente ese % destinado a tu sueldo.

Pasar de hobbie a negocio sin estructura de empresa

Generalmente ocurre en el sector del handmade y producto artesanal, ya que gran parte de los proyectos nacieron como hobbie hasta que finalmente, por distintas circunstancias, se decide apostar por él y que sea la fuente de ingresos principal.

En un principio, los ingresos que llegan de ese hobbie son el dinerillo extra que entra de vez en cuando y que no importa si está realmente bien estructurado. Pero cuando pasas a una empresa o ser autónomo, ya partes de -500 (o más) cada mes: la cuota de la seguridad social, más los gastos mínimos que generas (gestoría, teléfono, etc.)

Es importante calibrar bien la diferencia entre «tengo un hobbie con el que me lo paso bien y si además saco algo mejor» a «este es mi trabajo y de aquí depende mi sueldo mensual».

Hacer rebajas por debajo de coste

Aunque te parezca mentira…. ¡esto es bastante frecuente! Normalmente viene causado por un error previo, que es no saber bien cuál es el precio mínimo al que debes vender. Es decir, en el coste del producto o servicio, si no tienes bien cuantificados todos los gastos asociados (como por ejemplo el sueldo que decíamos al principio) no tendrás bien aplicados los márgenes y los beneficios que obtienes de él.

Por ejemplo: si vendes bolsos hechos a mano y calculas solo el coste de fabricación de cada uno de ellos (% por los materiales, % por la fabricación) pero no aplicas los costes de comunicación, de envío, de tu sueldo, otros gastos fijos distribuidos en cada producto… ¡Estarás perdiendo dinero!

No calcular la rentabilidad por producto

Muy relacionado con el punto anterior, un error común es no tener claros los costes de cada producto o servicio, por lo que tampoco tendrás claro el beneficio que te deja cada producto.

Algunos te saldrán a cuenta tenerlos… ¡pero otros no! ¿Y lo peor? ¡Que ni siquiera lo sabrás! Así, todas las estrategias de marketing y comunicación no las tendrás bien enfocadas, al no tener la información de base del negocio bien clara.

No tener en cuenta los costes fijos al poner precio

Es necesario repercutir mediante un inductor de coste, es decir, utilizar un criterio de reparto que funcione para tu empresa.

Por ejemplo, si tu empresa tiene 50.000€ de costes fijos al año, debes encontrar una fórmula para repercutirlos a cada producto o servicio, no esperar a ver si el margen de beneficios cubre la totalidad de los costes…. Porque ves claramente el riesgo, ¿no?

¿Qué te han parecido? ¿Te has sentido identificada con alguno?

De todo esto y mucho más hablaremos este miércoles en el primer #EventbyTheMeet de 2020, ¡un tema esencial para nuestros negocios! ¡Os esperamos!

*La imagen de cabecera pertenece al perfil de IG de Bloom Finance

TheMeet.Partners

Colabora

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments